QUIENES SOMOS

El Método Montessori

El Método Montessori

La Filosofía Montessori permite a la persona redescubrir capacidades y convertir lo cotidiano en terapéutico. Así, todo lo que se trabaja a través de esta filosofía y su método, se puede generalizar a las actividades cotidianas.

Aunque Montessori es una filosofía aplicable a personas tanto con deterioro cognitivo como sin él, es precioso descubrir cómo con la aplicación del Método Montessori para mayores, aparecen funciones cognitivas que se creían perdidas y se produce una mejoría significativa en todas las funciones mentales y relacionales. De hecho, existe aval científico al respecto.

El Método Método Montessori sigue los siguientes principios:

La mente absorbente hace referencia a la capacidad innata del ser humano, para aprender de todo lo que le rodea, sin filtro. Pero es posible diseñar un filtro, para que esa información sea la más apropiada a cada momento de su desarrollo.
montessori

Como las personas con demencia a menudo tienen dificultades para interpretar los estímulos sensoriales pero conservan lo que se llama plasticidad neuronal (su cerebro puede seguir formando conexiones alternativas a las que se han deteriorado), en SOMOS hemos creado un filtro que se llama Dieta Sensorial. Así, ofrecemos los estímulos apropiados para trabajar las conexiones neuronales que están fallando. Además, al adaptar el entorno y facilitar la interpretación de los estímulos que rodean diariamente a la persona, eliminamos o reducimos las alteraciones de conducta que a veces acompañan a esta enfermedad.

Los Periodos Sensibles: Montessori explica que hay periodos temporales (de edad) en los que el niño es más sensible a adquirir determinados aprendizajes. En adultos mayores, trabajamos de la siguiente manera:

Partimos de la Teoría de la retrogénesis en demencias. En el transcurso de una demencia, se produce un proceso de involución siguiendo un patrón de desarrollo similar a la adquisición de destrezas del niño, pero a la inversa; se van perdiendo en el orden en el que se aprendieron. Son destrezas tanto motoras, como cognitivas, psicológicas y relacionales.

Para ordenar ese proceso de involución y poder llevar a cabo una estimulación integral, en SOMOS hacemos una valoración exhaustiva para situar a cada participante en el equivalente a esos periodos sensibles. Tanto a nivel individual, como a nivel grupal, esto nos permite ofrecer precisamente, lo que Montessori demostró que funcionaba: el material apropiado para “exprimir”, en el caso de los niños la mente absorbente y los periodos sensibles, y en el caso de los mayores, la plasticidad neuronal y las características clínicas de cada estadío de la demencia, para retrasar la evolución de la enfermedad y proporcionar la mayor calidad de vida posible. 

 El ambiente preparado, íntimamente relacionado con la dieta sensorial, hace referencia tanto al entorno físico (personas y espacios), como al psicológico (actitudes de los trabajadores y ambiente preparado), para favorecer el resto de principios. El Centro de Día SOMOS está cuidadosamente diseñado para favorecer este principio.

El principio de autonomía hace referencia a la libertad de movimiento y al derecho de autodeterminación; esto es, yo elijo si te necesito, en la medida en que tú preparas mi entorno para que me desenvuelva en él de la manera más autónoma posible. En mayores esto se traduce en lo siguiente: ayúdame sólo en ese punto de la tarea que estoy realizando, en el que fallo; en el resto, déjame hacer. Y, además, no me pongas en evidencia, hazlo con cuidado, así preservo mi autoestima y mi dignidad.

El papel del Profesional Montessori hace referencia a la manera en que los trabajadores de SOMOS nos relacionamos con los participantes. Montessori hablaba de guías. SOMOSTERAPIA, también. Desde un profundo conocimiento del participante, acompañamos el proceso sin molestar. Esto convierte al participante en protagonista de su proceso terapéutico y de su vida en general. No le imponemos lo que tiene que hacer, se lo mostramos. Que el mayor elija hacerlo, garantiza y favorece su motivación. El profesional es quien cuida el ambiente, proporciona lo que la persona necesita y respeta su ritmo, valiéndose de una observación consciente y continuada.

El principio de la autoeducación está especialmente relacionado con el principio de autonomía. Para aplicarlo se utilizan en los talleres las características de las Actividades Montessori:  el control del error y la posibilidad de adaptarlas sobre la marcha para disminuir la frustración, si aparece. En SOMOS, cada actividad se diseña según este principio, de manera que es el propio participante el que verifica si el ejercicio se ha hecho de manera correcta o no. Y lo más relevante, pone en funcionamiento una función cognitiva superior muy importante para el día a día, la resolución de problemas. En el caso particular de las demencias avanzadas, esta función cognitiva es raramente estimulada desde otros enfoques. 

El principio de individualidad, engloba todos los principios definidos anteriormente y pone la guinda al pastel, haciendo que la Filosofía Montessori y el Modelo de Atención Centrada en la Persona, encajen a la perfección: cada persona es única, y así hay que tratarla. Así hay que relacionarse con ella, así hay que diseñar el entorno que la rodea, así hay que quererla.

Cómo Trabajamos

Presentamos una metodología de intervención novedosa basada en el Modelo de Atención Centrada en la Persona (ACP) y en la Filosofía Montessori.

Modelo de Atención Centrado en la Persona (MACP)

Método
Montessori

Pídenos Información

Prueba sin compromiso

+